Las primeras autovías gestionadas y financiadas por el Estado y libres de peaje al usuario, entre las que se encuentra la Autovía de Andalucía, comenzaron a ser construidas a principios de los años 80 en el marco del primer Plan General De Carreteras. Una de sus características fue aprovechar las carreteras existentes como una de las calzadas de las nuevas autovías.
Debido al aumento en el tráfico, se impone la necesidad de acometer ciertas actuaciones de acondicionamiento, modernización y mejora para que se adecuen a las nuevas exigencias de seguridad y, en la medida de lo posible, a las diversas normas y recomendaciones en materia de carreteras publicadas después de su construcción. Esta demanda se traduce, fundamentalmente, en que puedan ofrecer en todo su recorrido unos niveles de seguridad y servicios próximos a los que prestan las autovías y autopistas de reciente construcción.
Este es el objetivo del Programa de Adecuación de las Autovías de Primera Generación incluido el futuro Plan Sectorial de Carreteras que contempla las actuaciones de mejora y de acondicionamiento de las autovías de primera Generación que se consideran prioritarias.

Consulte información adicional sobre el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte en la página web del Ministerio de Fomento: